¡Bienvenidos al foro! 

Nuestra misión: Difundir nuestro hobby, compartir los conocimientos, apoyar a quienes se inician, aprender de las experiencias de todos, y formar una comunidad única.

Foro para todos los temas generales de agua dulce, no incluídos en categorías específicas.
Avatar de Usuario
Por Fer
#412
Como soy hijo de maestra, siempre se me ha dado por esto de hablar bien e intentar usar las palabras correctas :grin:
Y si hay algo que siempre me rechina en los oídos es la palabra ¨Pecera¨, que en realidad no es lo que los acuaristas queremos tener, es justamente lo opuesto y representa todo lo malo que se puede hacer con un pez.

Existen muchos artículos en la web que explican la etimología de ambos términos, pero aquí me base fundamentalmente en un articulo de Wikipedia que lo expuso de forma muy clara, y me ahorro escribir bastante :grinning:

Un acuario es un recipiente de vidrio o acrílico transparentes, dotado de los componentes electromecánicos que hacen posible la recreación de ambientes subacuáticos de agua dulce, marina o salobre, con el fin de albergar un ecosistema correspondiente a esos ambientes, con peces, invertebrados, plantas y casi cualquier animal fluvial o marino.

La cría de seres acuáticos en cautividad es muy antigua, sin embargo, los acuarios nacieron en el siglo XVIII, al menos en su forma contemporánea.

Un acuario es una instalación muy planificada. Los acuarios exitosos requieren algún estudio preliminar para su correcta ubicación, así como una previsión del contenido que albergarán, pues se precisa conocer de antemano el tipo de agua, el tipo de fauna y flora, la decoración o el suelo.

Del mismo modo, resultan imprescindibles un conjunto de mecanismos y sistemas automáticos con la capacidad y potencia suficientes para lograr condiciones como la temperatura necesaria, la oxigenación adecuada o la luz precisa que mantenga un ambiente saludable para la fauna y la flora, sin perder con ello transparencia y vistosidad.
Los acuarios son ecosistemas vivos y, por lo tanto, dinámicos.
Razón por la cual siguen demandando cuidados extras, aun con todas las automatizaciones conseguidas. Tareas como el cambio de agua, la combinación de nutrientes para la fauna y la flora, la limpieza del biotopo o la sustitución de filtros siguen siendo imprescindibles para la salud de los seres vivos y no se han conseguido automatizar por el momento.

La palabra acuario proviene del latín aqua, que significa ‘agua’, más el sufijo -rium, que significa “lugar” o “edificio”.

Por derivación, la ciencia o la parte de la biología que estudia los acuarios se llamaría acuariología. Pese a ser acuñado en el siglo XIX, el término no lo recoge la Real Academia Española, aun siendo muy utilizado en la literatura especializada, no sólo en manuales de instrucciones y divulgación, investigaciones como la de Pedro Arté (1958) ya lo llevaban por título a finales de los años 50.

El concepto de “acuario” se diferencia del de “pecera” por las condiciones ambientales.

Para el primer caso estas son permanentes, controladas y adaptadas a los organismos que van a vivir en él. Los acuarios más sofisticados pueden albergar ecosistemas tan delicados como un arrecife de coral, al estar dotados de sistemas de iluminación, generadores de olas, filtros físicos, biológicos y químicos, termostatos, bombas dosificadoras de elementos, relojes, alimentadores y un largo etcétera.

Por su parte, una pecera carece de todo ese instrumental. Es un recipiente de diferentes tamaños, formas y materiales, construido con el fin de mantener y observar peces y otros organismos acuáticos.

La voz acuario es de uso neutro, no así el término pecera, el cual posee connotaciones negativas por representar una especie de tortura para los inquilinos que les haya tocado en suerte malvivir en ella, pues la pecera típica es una bola de cristal, abierta por arriba a través de un agujero circular, con un fondo plano, en el que se mantiene agua y los peces de colores.
Al no estar controladas las condiciones ambientales, el agua debe ser sustituida cada cierto tiempo por otra sin clorar para eliminar toxinas y aportar oxígeno, respirado por los animales del interior.
En estas circunstancias generalmente sólo sobreviven especies robustas, como carpas doradas (Carassius auratus).

Afortunadamente para sus pobladores, las peceras casi han desaparecido.

BONIFICACIÓN EN CURSOS,TALLERES,COMERCIOS Y MÁS