¡Bienvenidos al foro! 

Nuestra misión: Difundir nuestro hobby, compartir los conocimientos, apoyar a quienes se inician, aprender de las experiencias de todos, y formar una comunidad única.

Todo sobre estos curiosos peces, Austrolebias, Nothobranchius, Aphyosemion, etc.
Por MatiasGD
#577
Arranco estas líneas caliente … había terminado de redactar este artículo y al intentar ver la Vista Previa lo peor sucedió… “Un error ha ocurrido” … y perdí todo. Por qué Dios ¡?!??! ¿No habías guardado? … Nop… Vamos de vuelta.

Como había escrito en el artículo anterior, descubrir la existencia de las Austrolebias en nuestro país fue algo que “me movió el piso”. Desde que entre al Acuarismo me daba vuelta el tema en la cabeza. Quería arrancar pero no me sentía preparado. Sabía que no podía jugar con estas especies que tan vulnerable eran. Si iba a incursionar en su crianza debía hacer las cosas bien y darles las condiciones para que se reprodujeran.

Pero … tenía que “ver para creer” … así que en agosto me decidí y arranqué a investigar: muchos artículos de internet, videos de Youtube, consultas a algunos acuarisas y alguna que otra hora explorando a través del Google maps.

El destino elegido para la primera colecta: centro oeste del país.
Objetivos de captura: Austrolebias Nigripinnis y Austrolebias Apaii.

Ese fin de semana nos íbamos a Tararias (Colonia) a pasar con mis suegros. Apronté todas mis “cacharpas acuarísticas” y arrancamos. Estando allá le propuse a mi suegro acompañarme y - aún sin entender del todo que íbamos a buscar – aceptó rápidamente. Yo estaba convencido que el hombre prefería salir a donde fuera que pasar la mañana con mi suegra … jaja. La única condición era llegar antes de las 13:30 para el almuerzo. Considerando el viaje de ida y de vuelta, poco tiempo me iba a quedar para la colecta.

Eran pleno invierno y a las 5 de la mañana ya estábamos arriba. Nos metimos en la camioneta con el mate bajo el brazo, calefacción al mango, radio rural y a comer kilómetros.

Aproximándonos a la zona iba mirando por la ventana a la espera de encontrar aquellos lugares que había imaginado. Hasta que de pronto ví un lugar prometedor y le pedí que parara. Tomé la iniciativa: me acomodé el gorro de lana, me puse el wader, agarré el calderín y el balde y comencé a caminar. Cruzando el alambrado, a unos 200 metros se veían unos espejos de agua con vegetación. Era el único pedazo de campo sin cultivar. Imagino que por ser bajo e inundable.

Mi suegro se quedó en la camioneta. Tomando mate. Poco convencido de que en esos charcos hubiese algo más que alguna rana. “¡Si pescas algo avísame!”, me dijo riéndose.

Mientras caminaba sentía el nerviosismo de que apareciera alguien y me preguntara que carajos hacía en propiedad privada sin pedir permiso. Cada vez que sentía un motor de un auto que pasaba por la ruta, giraba para mirarlo. Por dentro pensaba que la gente me miraría extrañada preguntándose que hacía con un calderín en el campo sin arroyo cerca.
Por suerte, el sol asomaba detrás de las nubes y me pegaba en la cara, como intentando aliviarme el frío.

Por fin llegué. El espejito de agua más grande medía 30x30 mts y tenía una profundidad máxima de medio metro. Arranqué a pasar el calderín golpeando el fondo y al rato por fin pude atrapar la primera Austrolebia Apaii macho. No lo podía creer. Me di vuelta y le hacía ademanes y señas con los brazos a mi suegro para que viniera a pescar. A los minutos ya estábamos los dos recorriendo cada centímetro del espejo. Logramos capturar un machito más y algunas hembras y decidimos seguir a ver si encontrábamos algún otro lugar.

Mientras hacíamos algún kilómetro más no podía creer como algunos lugares que había visto interesantes desde el Google maps habían desaparecido. Contra la ruta, había realizado un canal de un metro de ancho, que te acompañaba durante algunos kilómetros. Yo puteaba porque campo adentro era pura agricultura y la chance que quedaba eran los charcos contra la ruta … pues no, la mano del hombre se había encargado de eliminar esta otra opción también!

Por suerte más adelante encontré otro lugarcito y volvimos a capturar otras Apaii. Las Nigripinnis no aparecieron.

Me sorprendió como las Apaii macho al capturarlas tenían un color pardo como las hembras. No presentaban una coloración interesante como luego en casa logré ver cuando entraban en período de reproducción. En definitiva, no sé si la pérdida del color era por el stress o porque no había llegado el momento del cortejo. De cualquier manera, apliqué sal para evitar que el stress de la captura terminara afectando de punto blanco a las pobres Austrolebias.

Ya sin tiempo, emprendimos la retirada, raudos por llegar antes de las 13:30.



Imagen
VISTA DE UNO DE LOS LUGARES DONDE LOGRAMOS CAPTURAS



Imagen
SI !!! EN ESOS CHARQUITOS CONTRA LA RUTA HAY AUSTROLEBIAS !



Imagen
LA PROLE


Imagen
AUSTROLEBIA APAII MACHO


Imagen
AUSTROLEBIA APAII HEMBRA

Imagen
OTRA HEMBRA
Avatar de Usuario
Por Fer
#607
Buena excursion, buenas capturas y me gusto el relato y fotos :slight_smile:

Hay que reproducirlas para poder compartir con otros interesados y no sobrespecar estos animales tan peculiares y tan amenazados en su habitat.

BONIFICACIÓN EN CURSOS,TALLERES,COMERCIOS Y MÁS